Laurie: Stephen King no es (solo) terror

Stephen King es famoso por sus historias terroríficas, pero el autor tiene narrativa para todos los gustos. Laurie es un cuento en el que saca su lado más tierno y nos muestra cómo se forma la amistad entre un hombre viudo y una cachorrita mezcla de border collie y mudi. Se trata de una historia cargada de realidad, en la que se explora el duelo, la soledad, la importancia de tener a alguien con quien compartir la vida; en la que encontrarás reflexiones existenciales y, cómo no, un giro espectacular.

Stephen King perro

King sabe de lo que habla. Aunque él no está viudo sí conoce lo que es tener una amiga perruna, la suya se llama Molly.


Lloyd es un hombre de sesenta y cinco años que enviudó hace seis meses. Su vida ha perdido sentido, no le llena nada, ni siquiera la comida. Pero tiene una hermana mayor, Beth, que siempre se ha encargado de él y ahora no va a ser menos.

“Su vigorosa, testaruda, atlética e implacable hermana se había hecho mayor. Y él también. Ambos constituían la prueba de que la vida no era más que un breve sueño de una tarde de verano”.

Beth aparece en su casa con una cachorrita, dispuesta a convencerlo de que se la quede. Lloyd se muestra reacio, nunca ha tenido un perro y reconoce que apenas es capaz de cuidar de sí mismo.

“¿Se suponía que iba a reemplazar a su mujer por un chucho mestizo?”

Beth trata de persuadirlo con sus estratagemas de hermana mayor mientras la perrita lo hace con sus trucos de cachorra:

Cachorro

Mira que buena soy. Quédate conmigo.

“Estaba sentada sobre la alfombra blanca y mullida, y se preguntó cuánto tardaría en dejar allí su tarjeta de visita […]. La perrita lo miraba con sus ojos color ámbar. Parecía estudiarlo […]. La cachorrita se levantó y se le acercó. Sus andares parecían los de un pato abriéndose paso entre la hierba alta. Volvió a sentarse, junto al pie izquierdo de Lloyd, y alzó la vista. Él bajó la mano, vacilante, esperando un mordisco, pero la perrita lo lamió […]. Solo él sospechaba que ya era suya, y había sucedido desde aquel primer tímido lametón”.


Comienza una etapa de prueba en la que Lloyd, un poco fastidiado, tendrá que secar charcos de pis, recoger “pequeñas salchichas” y salir a pasear cada cuatro horas por un paseo de madera paralelo a un canal poco profundo que hay tras su urbanización. Pero también será una época en la que descubrirá lo que es ver la televisión con la perrita durmiendo en su regazo, pasear por la playa junto a ella, volver a contemplar la puesta de sol y las estrellas, disfrutar del pescado frito en la zona habilitada para perros del restaurante y experimentar la devoción que Laurie siente por él y que le demuestra con esa mirada, siempre atenta a sus gestos.

Poco a poco los juguetes de Laurie se irán multiplicando y desparramando por la casa, el rostro de Lloyd se bronceará y volverá a dormir sin problemas gracias a las caminatas. No le quedará más remedio que admitir que sí, que se queda con Laurie y darle las gracias a su hermana por haberle salvado.


Con la llegada de la Navidad, Lloyd ya se ha acostumbrado a su nueva vida, incluso ha aceptado un par de trabajillos por gusto y utiliza el despacho de su mujer, donde antes no era capaz de entrar. Se siente bien y sonríe al ver los adornos de sus vecinos, igual de extravagantes que ellos, cuando sale con Laurie de camino al restaurante.

La vida vuelve a cobrar sentido, Lloyd disfruta de nuevo de las cosas pequeñas, de la rutina en compañía de Laurie y por eso, llega el momento de darle un giro terrible a la historia, al estilo King, inesperado y sorprendente con el que nos deja claro que, pase lo que pase, nuestros perros nunca nos abandonarán.


Si te ha gustado la reseña y te apetece este cuento puedes leerlo GRATIS aquí:

 


Fotografía de Stephen King y Molly (si quieres ver otras 10 fotografías adorables de Molly): Bloody Disgusting

Más sobre Stephen King y sus obras en este Book tag y en este otro Book tag

Anuncios

2 comentarios en “Laurie: Stephen King no es (solo) terror

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s