Mi debut como miembro de un jurado literario: cómo he llegado hasta aquí

2017

Primer año de escritura “en serio”

Recordaré el 2017 como el año en que empecé en serio con la escritura, el año en que me puse el reto de escribir un relato al mes, de acumular rechazos de revistas y concursos porque las negativas significaban más escritura, y la escritura significaba más currículum, y el currículum significaba más práctica, y entre tanta práctica algo bueno saldría, digo yo.

En octubre, el reto consistía en escribir una historia basada en una noticia que hubiera leído; así surgió Hasta luego, futuro. Cuando consideré que el relato estaba listo, busqué concurso y encontré que encajaba en las bases del Premio Internacional de Narrativa Joven “Abogados de Atocha” 2018. Lo envié y seguí con otras historias.

Premio Internacional de Narrativa Joven "Abogados de Atocha" 2018

Escultura que representa “El abrazo” de Juan Genovés en la Plaza de Antón Martín de Madrid

2018

Premio y libro

Recordaré el 2018 como el año en que recibí la llamada que daría sentido a aquellos doce meses de trabajo. Estaba sola en casa, corrigiendo otro relato, cuando el móvil empezó a vibrar. Un número extraño, “seguro que es spam” pensé. No suelo contestar llamadas de números desconocidos, pero ese día lo hice y aquella voz amistosa con una ligera cadencia extremeña era la de Francisco Naranjo, Director de la Fundación Abogados de Atocha, que me decía que había quedado en primer lugar. Ese día no pude hacer nada más.

Entrega premios año 2018

De izq. a dcha. Alejandro Ruiz-Huerta, servidora, María Sánchez (segundo premio), Miriam Morales y D. Dame Fall (ganador de la edición anterior).

 

Este reconocimiento me dio el impulso para hacer algo con todas aquellas historias sobre mujeres que había creado. Así surgió la edición de mi primer libro Mujeres de retales, una compilación de doce relatos sobre mujeres contemporáneas en situaciones no siempre fáciles. Vale, el 2018 también pasará a mi historia como el año en que publiqué el primer libro.

2019

Miembro del jurado

El 2019 acaba de empezar y ya me ha dado mi primera alegría literaria. Como ganadora de la edición anterior, este año me correspondía formar parte del jurado, así que cogí el tren y me fui para Madrid con una selección de los cinco relatos que más me habían gustado (se presentaron 91).

Jurado

Miembros del jurado. Me podéis ver con dos libros de los cuatro que me regalaron los compañeros.

¿Qué criterios seguí para mi selección?

  • Historia: ¿qué me quieres contar? ¿consigues transmitirme emociones y reflexiones? ¿se ajusta a los valores que se pedían en las bases?
  • Ortografía: si alguien pretende ganar un certamen literario con un texto lleno de faltas de ortografía, debería reflexionar (os aseguro que había varios textos con los que dolían los ojos).
  • Puntuación: algunos escritores no le dan la importancia que merece. La puntuación marca el ritmo, un ritmo inadecuado estropea el texto.
  • Fluidez: un texto cargado de adjetivos y adverbios se vuelve infumable, engorroso y pesado.
  • Final: para mí los finales son cruciales. Un texto muy bien escrito puede echarse a perder con un final sin sentido, precipitado o vago. Hay que trabajar los principios (para enganchar) y los finales (para dejar con buen sabor).

Relatos ganadores

Tras una deliberación concienzuda, donde se votaron y comentaron los relatos varias veces, las tres obras ganadoras fueron:

  1. Perdices rojas de D. Carlos Serrano Lorigados: una historia sobre perdón que ahonda en la capacidad de ver a las personas en lugar de las ideas. Humanidad y reconciliación en una de las peores épocas de nuestra historia reciente, la posguerra. Ambientada en un valle del norte de España, el autor nos ofrece unas imágenes bellísimas y un final sorprendente de esos que le dan un nuevo sentido al título.
  2. Jueves de D. Fernando Solana Romero: un cuento crudo, desesperanzado, que nos narra las vida anónima, solitaria y precaria en un barrio obrero de Madrid. Una denuncia al trabajo precario de los repartidores, a la sociedad impersonal que hemos construido en las grandes ciudades. Una historia que deja con un poso de amargura, ya que se presiente un futuro de días homogéneos.
  3. Individualidad de  Dª. Paloma Catalán Quijada: un relato donde se muestra la necesidad de ver a los refugiados como personas con sus circunstancias únicas, con su dolor individual, en lugar de a la masa anónima que presentan los medios de comunicación bajo la etiqueta de “refugiados” tras la que quedan alienados. Este relato tiene una fluidez, puntuación y ortografía impecables que te hacen leerlo de principio a fin con mucho gusto.

Puedes ver el acta y leer los relatos AQUÍ

Mi enhorabuena a los ganadores a los que espero acompañar el día 24 de enero a las 11:00 en el Auditorio Marcelino Camacho, en el acto del 42 aniversario de los asesinatos de los abogados laboralistas de Atocha 55, donde se entregarán los premios.



Me volví para Cantabria con los siguientes libros, regalos de los compañeros de jurado que me quieren dar trabajo para muchas semanas:



 

Anuncios

2 comentarios en “Mi debut como miembro de un jurado literario: cómo he llegado hasta aquí

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s