La feria del libro puede convertirse en pesadilla para un escritor novel

Hace un par de meses hablé de 5 miedos de todo escritor novel. Hoy, con motivo de las ferias de libros que se están celebrando por toda España, quiero añadir uno más:

Pesadilla tras el stand


Capítulo 1. La invitación

Publicas tu primer libro, recibes críticas buenas, haces presentaciones de las que sales más o menos airoso, consigues vender una cantidad decente de ejemplares, estás tranquilo en tu casa preparando tu próximo proyecto y, de repente, sin darte cuenta, te invitan a una feria del libro. Subidón. Otro de los momentos esperados, soñados, anhelados, ha llegado a tu vida. Te visualizas tras el stand firmando libros a hordas de lectores ávidos de tus historias y tus garabatos, los pajaritos cantan, las nubes se levantan…

alegría, bonito, campo

Me han invitado a una feria del libro y mi habitación se ha llenado de girasoles y pompas de jabón. Pexels


Capítulo 2. Pánico escritoril

Se suceden los días. Aún queda tiempo para tu estreno como feriante de libros y, como hay muchas otras ferias previas a la tuya, decides darte una vuelta y hacerte con la firma de algún escritor que admiras.

Eres el primero en la cola. La mesa es larga, van a firmar tres autores, han puesto la fotografía de cada uno en su lugar para que los lectores no se confundan de fila. Llega el primero, le ha tocado el asiento de en medio, se acomoda, pide un café, espera; mira a la izquierda, unos cuantos lectores esperan al otro que encima llega tarde; mira a la derecha, el mismo panorama; mira al frente, vacío absoluto.

Desde entonces no te sacas de la cabeza la imagen del escritor puntual al que nadie espera. Solo entre una multitud que lo ignora. Aquel hombre te dio mucha lástima, quizá porque te viste reflejado en él. ¿Y si te pasa lo mismo?

Frightened and stressed young business woman

Claro que te va a pasar, no te conocen ni tus vecinos. Adobe stock

Después de todo eres un autor independiente, poco conocido, la mayoría de amigos y familiares ya han acudido a una o dos presentaciones, además, es domingo, el día de la madre, y parece que va a hacer hasta para ir a la playa. Todo está en tu contra, así que, a medida que se acerca el día, te arrepientes de haber dicho que sí y se te pasa por la cabeza poner alguna excusa.


Capítulo 3. La estrategia

Pero no, no puedes rajarte, sabes que esto es parte del proceso y quién te dice si volverás a tener la oportunidad de ir a una feria del libro. Necesitas alguna estrategia para atraer gente y no pasarte una hora viendo desfilar piernas mientras miras tu móvil simulando indiferencia.

Beautiful young hipster woman using smart phone

Nadie se para en mi Stand, pero a mí no me importa porque tengo mi móvil para protegerme de miradas indiscretas. Adobe stock.

Entonces, recuerdas las palabras del librero que te ha invitado:

“Es la oportunidad para que vengan aquellos que te pusieron excusas el día de la presentación”.

Echas mano de todos los contactos que viven en la ciudad donde se celebra la feria o cerca de ella, dejas a un lado tu miedo a molestar y te decides a hacer un poquitín de Spam. Bingo. La gente te responde agradecida por acordarte de ellos y varios te aseguran que irán a que les firmes el libro.


Capítulo 4. El gran día

La cosa empieza a las seis de la tarde, así que tienes horas por delante en las que parece que no estás nervioso, pero tienes más energía que la Capitana Marvel: sales a caminar, cocinas, limpias la casa… revisas los mensajes una y otra vez para asegurarte de que te confirmaron la asistencia.

Por fin llegas a la caseta. Tus libros te esperan en primera fila. Te sientas, miras al frente. Los minutos pasan, cinco, diez, sacas el móvil, quince. Otro escritor novel que pasaba por allí se acerca a darte conversación. ¡Qué majo! Pero al rato también se va.

La cara del escritor puntual al que nadie espera te empieza a atormentar, hace una mueca extraña, como satisfecho de que a ti te pase lo mismo, y le empiezas a coger manía. Estás al borde del cataclismo. Pero esos rostros conocidos que te prometieron visitarte no te fallan, miras a la derecha y aparecen para salvarte, te piden una dedicatoria, te compran el libro y hablan contigo un rato largo. Al final resulta que se va juntando cada vez más y más gente a tu alrededor y se forma un bonito círculo de calor y cariño donde se atreve a entrar hasta algún desconocido y, sin darte cuenta, te pasas hora y media firmando, sonriendo, posando para el recuerdo de tu primera feria del libro y ¡hasta vendes 5 libros! (no pongas esa cara, 5 es un número muy bonito, además, odio los número pares, una tontería mía).

Reencuentro con una amiga de la adolescencia

Entre risas todo va mejor

Moraleja

No tengas miedo de molestar. Las invitaciones personales a tus eventos (mensajes de messenger, whatsapp, etc.) funcionan mejor que los mensajes generales en Facebook u otras redes, que muchas veces no llegan y hay personas que no asisten porque no se han enterado. La mayoría te agradecerá que te acuerdes de ellos. Eso sí, no te pongas pesado, con decirlo una vez vale, y comprende que no todo el mundo podrá ir.

Y, por supuesto, no dejes de hacer algo que te beneficia en tu camino de escritor solo porque te de miedo el resultado.

Lo importante es estar, el resto ya vendrá después.


Recuerda que estamos de promoción. Puedes descargarte GRATIS Mujeres de retales en el siguiente enlace: Mujeres de retales Kindle

Si lo lees y te apetece, me ayudaría mucho tu valoración en Amazon y/o Goodreads.

Corre que mañana termina el plazo.

Anuncios

6 comentarios en “La feria del libro puede convertirse en pesadilla para un escritor novel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s