El truco definitivo para leer más

Leer es lo primero que tienes que hacer si quieres escribir. Recuerdo a mi profesor de quinto de primaria diciéndole a mi madre cómo se notaba en las redacciones que yo leía. Y es que es así, ya lo comenté en este otro post sobre 3 trucos para que tu hijo/a lea, aprendemos imitando los modelos a nuestro alrededor. Por lo tanto, si quieres aprender a escribir, al principio tendrás que imitar un poquito lo que lees y luego, con la práctica, ya vendrá todo eso de la voz propia y el estilo, que probablemente sea un cóctel de todas las voces que has leído sumadas a tu toque personal y tus experiencias. Como vi por alguna red social y perdón porque no sé a quien tengo que citar: desconfía de quien escribe más que lee.

Siempre he leído literatura (excepto en los años de universidad que solo me daba la vida para los textos de psicología), principalmente novela y relato que es lo que me apasiona. Pero en los últimos años mis lecturas han aumentado una barbaridad, desde que llevo un registro han pasado de 10 libros en el 2015 a 47 en el 2019 y este año me propongo leer 50. ¿Cómo he conseguido este cambio? Es lo que os vengo a contar aquí.

Organización

Tener un plan es de gran ayuda. Tampoco hay por qué seguirlo a rajatabla, pero es una guía para no perderte entre la inmensidad de posibilidades y para no quedarte en blanco sin saber qué leer. Yo cada año me hago una lista de lecturas. Las selecciono de distintas maneras:

  • Por temática: cuando quiero escribir sobre un tema, me gusta empaparme primero de otras historias que hablen de lo mismo para coger ideas que me parezcan buenas y adaptarlas a mis escritos o bien al contrario, para asegurarme de no reproducir lo que no me gusta. Por ejemplo, hace unos meses me disponía a escribir un relato desde el punto de vista de una mujer en una situación depresiva y qué mejor ocasión para leer La campana de cristal de Sylvia Plath. Analizar el libro y el personaje me ayudó a coger el punto de vista para mi historia.
  • Por autores: madre mía la de autores y autoras que me quedan por descubrir. Me da vergüenza confesar que aún no he leído a Cortázar, Emilia Pardo Bazán, Faulkner, Toni Morrison… y muchísimo otros. Además, cada año me gusta repetir y tener entre mis lecturas a algunos fijos como Dickens, Ana María Matute, Galdós, Alice Munro… y también guardo un par de huecos para autores autopublicados, este año le toca el turno a nuestra compañera bloguera Mayte blasco con su novela Las vidas que pudimos vivir.
  • Por recomendaciones: las reseñas siempre ayudan. Normalmente me apunto aquellos libros que me interesan por reseñas en blogs, bookstagram y goodreads. La lista aumenta cada día, luego hay que seleccionar, claro.
  • Por instinto: cuando voy a la biblioteca me gusta coger un libro que me transmita una buena sensación. Sigo un ritual: me acerco a la estantería (sigo un orden también, hasta que no agoto los que me llaman de una, no miro los de otra) y leo los títulos. Si uno me llama la atención, lo cojo, leo la sinopsis y decido si llevármelo. El último que he leído siguiendo esta táctica ha sido Sueño profundo, de Banana Yoshimoto, y he descubierto a una autora increíble.

Autorregistro

A los psicólogos nos encantan los autorregistros. No es que seamos maniáticos, es que está demostrado que registrar tu conducta hace que tomes conciencia de ella, por lo que es más probable que la realices y cuanto más la realices, más probabilidad de que generes un hábito. Por eso creo que llevar un registro de los libros que has leído, estás leyendo y quieres leer, te ayuda a leer más y más cada vez.

Tiempos muertos

Pero ¿cuándo leo? Si entre el trabajo, la casa, la familia y los amigos no me queda tiempo. Tienes que buscar tus tiempos muertos, esos ratos en los que parece que no, pero podrías leerte dos o tres páginas. Por muy ocupado que estés seguro que durante el día te encuentras con momentos de espera de los que puedes sacar provecho, lo importante es que lleves el libro encima. Yo, por ejemplo, el otro día tenía cita en el banco y llegué diez minutos antes, además, mi gestora se retrasó otros cinco minutos, por lo que tuve 15 minutos de oportunidad para leerme unas cuantas páginas, el problema fue que ¡se me había olvidado el libro! Un desastre. Hoy voy a la peluquería, ya me lo he echado al bolso 😉

Si el libro es muy pesado como para cargarlo a todas partes, te recomiendo que alternes la lectura del libro pesado con otro pequeñito que puedas transportar, así lo hago yo que suelo leer dos o tres historias al mismo tiempo. Hay quien dice que no podría hacerlo, que mezclaría las tramas, considero que si lees cada libro en un contexto diferente no te tiene por qué pasar eso, un libro en casa y otro en la calle o un libro por la mañana y otro por la tarde.

El truco definitivo para leer más

Después de todas estas ideas formales y meditadas, tengo que deciros que conozco el truco definitivo para que todos aumentemos nuestras lecturas y disfrutemos de muchas más historias a lo largo de este año. Si quieres saberlo, pincha en este vídeo y sigue la recomendación de esta sabia mujer:

Coge el movris y lo tiras

6 comentarios en “El truco definitivo para leer más

  1. ¡Qué buena entrada, Laura! Comentaría muchas cosas, pero voy a abreviar porque no es plan de que mi comentario sea más largo que tu entrada.
    Me ha encantado la frase «desconfía de quien escribe más que lee». Yo he pensado eso muchas veces, aunque nunca se me había ocurrido expresarlo de forma tan acertada. También creo que últimamente hay más escritores que lectores…
    Muchas gracias por la alusión. Ojalá te guste mi novela (con lo buena lectora que eres, tu opinión será de gran valor para mí).
    Estoy de acuerdo en que el estilo de un autor es una mezcla de todas las voces que hemos leído sumadas a nuestro toque personal. En este sentido, el estilo de un autor evoluciona con las lecturas acumuladas (mi estilo ha evolucionado desde que publiqué «Las vidas que pudimos vivir» en 2015, y creo que ha influido el tipo de libros que he leído desde entonces).
    La recomendación final, buenísima, jaja. Abrazos

    Le gusta a 1 persona

    • ¡Muchas gracias, Mayte! Seguro que me gustará tu novela, en cuanto la lea te contaré. Tengo la misma sensación que tú de que mi estilo ha cambiado desde que escribí los relatos de Mujeres de retales, y eso que hace apenas dos años, qué buena señal para saber que evolucionamos como escritoras. Tengo que aplicarme la recomendación final jajaja, el maldito ‘movris’ me quita minutos de vida valiosos 😜. Un abrazo fuerte.

      Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s