Los personajes literarios femeninos de Adelaida García Morales (II): Ángela y Bene

el sur seguido de bene

La novela corta que sigue a El sur lleva por título el nombre de uno de sus personajes: Bene.

Es un relato que se mueve entre el mundo real y el mágico, que explora la soledad, la pobreza, la superstición, la locura, la muerte, las tinieblas.

Destacan dos personajes femeninos.


Ángela

La protagonista y voz narrativa es Ángela, que escribe a su hermano ausente para hablarle de aquella época en la que aún vivían juntos y todo se volvió extraño con la llegada de Bene. Así comienza la historia que nos transporta a la infancia de Ángela a raíz de un sueño:

“Anoche soñé contigo, Santiago […] habías vuelto para quedarte conmigo aquí, en esta vieja casa donde los dos nacimos y donde yo vivo ahora, envuelta en las sombras de los que os habéis marchado. Venías con la misma edad que tenías entonces, cuando te fuiste”.

Aislamiento y soledad

Ángela es una niña de doce años que vive en “una casa grande y aislada que dista unos tres kilómetros de la ciudad“. Apenas sale de allí, ni siquiera para ir al colegio, ya que recibe clases privadas por parte de doña Rosaura.

Desde que su madre murió, hace diez años, tía Elisa se encarga de criarlos a ella y a su hermano Santiago que tiene dieciséis. El padre es una figura ausente, casi siempre de viaje.

Ángela ha sido feliz justo a su querido hermano, pero desde que Santiago comenzó el colegio, se ha sentido abandonada, encerrada, aislada. Ahora él pasa el tiempo enfrascado en lecturas, preocupado por sus nuevas amistades, sin interesarle lo que ella pueda ofrecerle.

Pobreza

Encontramos un retrato de la pobreza que azotaba la Extremadura de los años cincuenta. Ángela sabe que es privilegiada porque la única amiga que tiene, Juana, es una niña que vive con su abuelo en una chabola. Solo se ven cuando Juana pasa frente a su cancela de camino a la ciudad para mendigar, y hablan o juegan cuando nadie las ve, porque las niñas saben que tienen prohibido relacionarse.

Niños mendigando en la España de los años 50. Foto: ‘España años 50’: la miseria que captó el objetivo de Carlos Saura

“Un día la vi pasar con su abuelo por la carretera y ni siquiera me miró. Iba vestida de blanco y, aunque la falda era corta, supe que había hecho la primera comunión. Llevaba el velo caído sobre los hombros. No se lo podía sujetar en la cabeza, pues la tenía rapada. Su abuelo se la afeitaba para que los piojos no anidaran en ella”.

Juana tiene una hermana mayor, Bene, a la que adora y no ve desde hace años, ya que marchó a trabajar. Su único deseo es que Bene vuelva y la rescate de la miseria. La relación entre Ángela y Juana se empieza a estropear desde el momento en que Bene regresa, pero no para rescatar a Juana, sino para trabajar de criada en casa de Ángela.

Ángela recibe entusiasmada a la hermana de su amiga, le confía sus sentimientos, espera que aplaque su soledad y ocupe el lugar que Santiago ha dejado vacío, pero se va a encontrar ante una actitud a ratos cálida, alegre y tierna, a ratos fría, turbia y brumosa, que la va a desconcertar y atormentar con el torbellino de sucesos que se van a producir en la casa.

Bene

 

Yipunka Koudakoff (Romani) Whitechapel, 17 May 1914

Así me imagino a Bene. Foto: Pinterest

“Bene parecía entrar como la dueña y no como la sirvienta […] destacaba la gracia enorme de sus ademanes y de los movimientos de su cuerpo al caminar. No era guapa, pero su rostro parecía conmovido por algo indefinible: una vaga tristeza, un estremecimiento, un destello de ternura”… 

Superstición y tinieblas

Desde que entra por la cancela, Bene deja claro con su actitud que nadie, ni siquiera tía Elisa, puede herir su dignidad. Se muestra segura, decidida, orgullosa, a ojos de tía Elisa es una descarada.

Es una joven desenvuelta que alegra la casa con sus cánticos, sus tacones que se calza para servir la mesa y sus labios pintados de rojo. Incluso se atreve a fumar, algo que los demás consideran impropio de una mujer y menos de una sirvienta. Bene es un auténtico personaje feminista que desafía las normas sociales impuestas a las mujeres de su época.

Quizá por ello, desde el principio se la considera una amenaza y afloran, entre tía Elisa y Rosaura, las supersticiones más arraigadas, que encarnan en la joven el mal, “un mal que no es de este mundo”.

Ángela, influenciada por las conversaciones que escucha a hurtadillas y sin encontrar otra explicación a la mirada vacía y espeluznante que ha visto en Bene y a las sombras que acechan el jardín, se ve arrastrada a este mundo de tinieblas y fantasmas que, como una profecía autocumplida, traerá la desgracia al caserón.


Puedes comprar el libro AQUÍ

Puedes saber más sobre los personajes femeninos de Adelaida García Morales AQUÍ


 

Anuncios

3 comentarios en “Los personajes literarios femeninos de Adelaida García Morales (II): Ángela y Bene

  1. Pingback: Los personajes literarios femeninos de Adelaida García Morales (III): María, Elsa y Matilde | Laura Urcelay

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s