Aprende de tus lectores cero

Hay quien los llama lectores cero, otros prefieren lectores beta. Yo me quedo con la primera, porque nunca un cero ha contado tanto para mí. Si no existieran, mi obra perdería calidad y calidez sin ni siquiera darme cuenta, sería como una cerveza sin espuma, como un vino tinto bebido en vaso de agua (se nota que tengo ganas de fin de semana).

Es increíble la cantidad de cosas que pasan desapercibidas para un escritor que se encuentra en plena creación o revisión y que solo puedes descubrir con la ayuda de ojos externos dispuestos a revelarte sus impresiones con sinceridad antes de que publiques. Y si son ojos bien distintos entre ellos, ¡mucho mejor!

Con el primer libro que publiquéMujeres de retalesya probé la experiencia con dos lectoras cero de mi familia (una profesora de lengua y literatura y una lectora emocional y sincera) que me sirvió para ordenar los relatos en función de los que más y menos gustaban (los favoritos al principio y al final, los que menos apoyos consiguieron entre medio) y para asegurarme de que lo que estaba a punto de publicar no era una basura infumable. Con dos tuve suficiente en aquella ocasión, ya que el libro era una compilación de relatos con los que estaba bastante segura, porque es el terreno en el que me he movido desde que comencé a escribir. Sin embargo, esta vez necesitaba más ojos, más críticas, más opiniones que me ayudaran a ver los fallos de mi primera novela.


¿Cómo conseguí más lectores cero?

Creía que sería difícil, que pocas personas estarían dispuestas a dedicarle su tiempo a una novela en creación de una autora poco conocida (por no decir desconocida). Me equivoqué, vaya si me equivoqué. Se me ocurrió hacer una historia en Instagram preguntando si alguien estaría interesado en ser lector cero de una novela realista y social que cuenta la injusticia de un pueblo en la actualidad, y la respuesta fue tan buena que tuve que cerrar la convocatoria una hora después. En un principio fueron catorce los interesados, de los que, finalmente, han sido once lectores cero los que han leído y criticado la novela.

Instagram, esa red social que hasta el año pasado me resistía a utilizar, ha resultado ser una gran sorpresa, un lugar lleno de lectores con los que compartir.


¿Qué les pregunto a mis lectores cero para mejorar mi novela?

Las siguientes preguntas son las que suelo incluir en el documento que acompaña a la novela para ayudar al lector cero a analizar la obra y enfocarle hacia los contenidos que me interesan mejorar. Si te resultan útiles, cópialas y úsalas libremente.

Sobre gustos

¿Qué es lo que más te ha gustado de la novela?

¿Y lo que menos?

¿Qué me sugieres que mejore?

Sobre interés

¿Te has aburrido o ha decaído tu interés en alguna parte? Si es así, ¿en cuál?

¿Eliminarías algo?

Sobre coherencia

¿Hay alguna incoherencia?

Sobre gramática y ortografía

¿Hay algún fallo de gramática u ortografía?

Sobre personajes

¿Cuál es el personaje que más te ha gustado? ¿Y el que menos? ¿Por qué?

Sobre el título

¿Qué título le pondrías?


 

¿En qué ha mejorado mi novela gracias a mis lectores cero?

Al analizar las respuestas que me iban llegando, me di cuenta de que había algunas cuestiones que se repetían, que casi todos los lectores cero habían detectado. En esas he trabajado con más fuerza para mejorar la novela.

Una de ellas era la necesidad de saber más sobre algunos personajes interesantes que habían quedado menos retratados. Me pedían que las subtramas crecieran porque había personajes que podían dar mucho juego y que yo no había exprimido como se merecían. Así que me puse manos a la obra y, como resultado de esta sugerencia, la novela ha crecido en capítulos, en historias y en personajes de los que ahora estoy mucho más orgullosa que al principio.

Otra petición era la inclusión de un prólogo o introducción donde se contextualizara la situación de Palestina. ¿Queréis prólogo? Pues tendréis prólogo. De hecho, ya está redactado y en él os cuento por qué decidí escribir la novela, algunas de mis experiencias como cooperante en Palestina que se reflejan en ella y cuánto hay de realidad y cuánto de ficción a lo largo del libro. También he decidido incluir un mapa para situar al lector en los distintos lugares donde transcurre la historia, es este:

Además me han ayudado en la decisión del título. Les entregué a todos el archivo con un título provisional «Soy una niña palestina» y les pedí que me contaran qué título le pondrían ellos a la novela. Surgieron varias ideas y, entre ellas, la única que se repitió fue la que yo tenía en mente desde el principio. No había terminado de decidirme porque era el mismo título que llevaba el relato con el que obtuve el Premio Internacional de Narrativa Joven «Abogados de Atocha 2018» y que es el germen de esta novela (puedes leer el relato, que ahora es el primer capítulo de la novela, en este enlace).

Gracias a mis lectores cero, me he dado cuenta de que esta historia no puede llevar otro título, es el que se merece y el que todos los lectores entenderán cuando la lean, es un título esperanzador y que se repite en varios momentos clave de la historia, es:

Hasta luego, futuro.

 

Probablemente añada un subtítulo: «Historia de una niña palestina», pero aún no lo he decidido, ¿qué os parece?


¿Reciben algo a cambio?

«Es de bien nacido ser agradecido», por eso, aunque estoy segura que la mayoría de mis lectores cero harían el favor sin esperar nada a cambio, todos ellos recibirán su recompensa: tendrán un hueco muy especial en los agradecimientos de la novela, recibirán un ejemplar dedicado en cuanto salga a la venta (si todo va bien, saldrá publicada en marzo del 2020) y, lo mejor de todo, gozarán siempre de mi amor infinito.


Contadme

¿Usáis lectores cero para mejorar vuestras obras?

¿Os parece adecuado que añada el subtítulo?

5 comentarios en “Aprende de tus lectores cero

  1. Maravillosa idea. Lo del subtitulo siempre me ha parecido de importancia fundamental porque orienta, da un enfasis y una vision sobre el relato, hacia donde se puede o se quiere ir. Es una manera de resaltar el titulo, ubicar en tiempo y espacio por ejemplo, un prologo en pocas palabras.

    Le gusta a 1 persona

    • Muchas gracias. Esa es mi idea a la hora de usar el subtítulo, que ubique al lector en lo que se va a encontrar en la historia, ya que el título de por si puede referirse a cualquier cosa. Probablemente lo incluya, gracias por tus apreciaciones.

      Me gusta

  2. Pingback: Aprende de tus lectores cero — Laura Urcelay | Escritora – SENDERO blog

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s